MARGUERITE ROSTAN, LA PRIMERA DAMA DEL ESTILO EN MÉXICO

Madame Marguerite Rostan nacida en 1907 en Estrasburgo, Francia, dentro de una familia acomodada y con tendencias artísticas. Influenciada por esto, estudió alta costura en París. Se casa en diciembre de 1929, en plena  gran depresión mundial con pocas oportunidades de trabajo y poco flujo de dinero, bajo la influencia de una gran desestabilización económica. Por este motivo su esposo Albert Rostan decide venir a buscar oportunidades laborales en América, mientras ella esperaba en Francia a que se colocara. Era tal su deseo de poder compartir su tiempo con su ya esposo, que le pide a su cuñado que la acompañe en el viaje a México para reencontrarse con él. En el transcurso de su viaje en barco, se interpone una epidemia de influenza por lo que el barco para en Cuba. Albert, su esposo, al saber de dicho acontecimiento toma el primer barco de México a Cuba en busca de su amada esposa y hermano. 

Pasados algunos años, su esposo no logra adaptarse a México y decide buscar suerte de regreso en su país natal. Él la anima para volver juntos; sin embargo, ella decide quedarse, ya que ha logrado una excelente posición y un gran prestigio. A pesar de los pocos años que estuvieron juntos como pareja, su amor era como de película. Mantuvieron una comunicación por medio de cartas que duró veinte años. .

ÍCONO EN EL PALACIO DE HIERRO

Una vez instalada Madame Rostan en México, se coloca de inmediato en el almacén de Palacio de Hierro, debido a su trayectoria que había tenido en su país de origen y su recién título en alta costura. En 1930 logra ser la diseñadora y coordinadora de modas del año, vistiendo a las mujeres de la alta sociedad entre las cuales se encontraron muchas de las primeras damas del país; por mencionar algunas: Josefina de Ortiz Rubio, Amalia Solórzano de Cárdenas, Soledad Orozco de Ávila Camacho, Beatricita Velasco de Alemán y María Izaguirre de Ruíz Cortines. 

Un gran reconocimiento para esta gran mujer, ya que en esa época la importancia y las oportunidades se generaban sólo para los hombres. A pesar de estas limitaciones que eran comunes para la época, ella logra posicionarse en un lugar  único para la historia de la moda. Laboró en este almacén a lo largo de 77 años y tuvo la oportunidad de recibir grandes personajes del mundo, como el presidente Sukarno de Indonesia, quien en 1959 fue llevado a un recorrido por diferentes secciones del Palacio de Hierro.  También tuvo la oportunidad de realizar varias exposiciones tales como la de La Ceremonia del té alusivo a Japón, en 1959 inaugurada por la Sra. Utako de Chiba, esposa del embajador de Japón,  una exposición hindú, inaugurada por  el embajador de la india T.G. Menon y su esposa, la señora Saraswathi de Menon,en el año de 1959. 

PRIMER FASHION STYLIST 

A Madame Rostan se le conoce como la primera asesora de imagen en México, y aunque en muchas ocasiones sus clientas no estaban tan de acuerdo con las sugerencias, una vez que veían el estilo que les proponía, salían enamoradas de las propuestas. Artistas con gran reconocimiento internacional como María Félix, pedía a Madame Rostan que fuera quien confeccionara sus prendas. De hecho fue ella quien diseñó todo el vestuario que utilizó en la película “El peñón de las ánimas”. Por otro lado, se vuelve un ícono de la moda en vestidos de novia dentro de Palacio de Hierro, y las señoritas de sociedad de la época buscaban a Madame Rostan para que confeccionara su vestido en un día tan importante para sus vidas. De hecho llegaba a trabajar en conjunto con sus costureras hasta por 24 horas seguidas para poder entregar los tan exclusivos vestidos de novia que le solicitaban.

CHRISTIAN DIOR

Ella con frecuencia mencionaba en entrevistas de varias revistas y periódicos de la época, que en su vida tuvo varios instantes de suerte y entre los más importantes fue poder trabajar con la firma Christian Dior. Cuando nació la casa Christian Dior de Paris en 1947, de inmediato la firma pensó en poner sucursales en América y fue cuando decidieron estar presentes en Nueva York y México. En 1948 se obtuvo para este país y la casa donde ella trabajaba la representación de la firma y ella fue la única persona en el mundo autorizada por Christian Dior para poner su etiqueta en prendas confeccionadas por ella. Anualmente Madame Rostan iba a París al desfile que se presentaba a la prensa, ahí estudiaba y analizaba las tendencias que estaban en boga en Europa y hacía las copias de la moda europea. Traía accesorios, botones, forros, hebillas, entreforros y algunas telas que no podían reproducirse en México. Ella a su vez sentía un total orgullo por llevar en alto los desfiles de la marca, en donde las elegantes capitalinas con rigurosa invitación asistían. Trabajó para la marca por diez años y muchas ocasiones fue atendida personalmente por el Sr. Dior. 

GRAN HOBBY

Al estar lejos de su país pensó que la nostalgia la abrazaría y que cada vez que tuviera vacaciones correría de inmediato de vuelta a su patria; sin 

embargo, no fue así. Sus primeras vacaciones fueron en Oaxaca, un pueblecito como ella le llamaba del que le habían platicado maravillas. Y fue ahí cuando vio por primera vez el baile de la Guelaguetza, con el cual pudo deslumbrarse con tanto colorido, bordados, danzas, ofrendas y nativos del lugar. En este viaje se hizo de dos trajes auténticos, pero para ello tuvo que lidiar con el español que sabía y la resistencia del indígena para desprenderse de lo que le había costado elaborar un año. A partir de este acontecimiento, empezó a coleccionar trajes típicos de cada región de México y, desde 1930, dedicó todas sus vacaciones a recorrer toda la república mexicana. Su colección tuvo alrededor de 140 trajes completos, incluyendo joyería y accesorios. 

Era amante de lo mexicano y uno de sus propósitos fue difundir la cultura mexicana en un ámbito internacional, por medio de las artesanías y la ropa típica. En la moda siempre buscaba introducir algunas prendas muy típicas mexicanas en conjunto con otras. Pero siempre decía que debía ser con discreción y con una propiedad impecable, para no llegar a tener aspecto de traje carnavalesco. “La moda cambia, es veleidosa, pero yo creo que algunas prendas mexicanas como el rebozo, el quezquémetl, el huipil, no deben pasar nunca, que se conviertan en internacionales como el sari de la india, que se usa en todo el mundo. Yo pienso que podemos hacer muchas adaptaciones de prendas mexicanas, mezclar lo mexicano con la moda actual”, decía Madame Rostan.

FOLCLOR MEXICANO

El gusto por los trajes típicos, la llevó a poner los ojos en las artesanías de México. Y fue tal su expertiseque fue la encargada en organizar tres eventos que fueron todo un éxito. En 1960 presentó en conjunto con las damas del Círculo de la Flor, la exposición “Homenaje al rebozo y al sarape mexicano” inaugurada por la primera dama Eva Sámano de López Mateos. En 1961 llevó a cabo un homenaje a la Virgen Mexicana, plasmada en sedas de colores, barro, hueso, azúcar, semillas, talladas y estofadas; estando a cargo de la inauguración Monseñor Miguel Daría Miranda. Y en 1962 realizó una exposición llamada “Chiapas Indígena” en la cual tuvo la oportunidad de tener muebles, accesorios, cruces, trajes indígenas, alfarerías y cerámica. Se presentaron grupos de indígenas de diversos lugares de Chiapas, vistiendo los principales trajes como el huipil matrimonial de Zinacatán, tejido a mano y bordado con plumas. 

SOCIA FUNDADORA

Madame Rostan logró ser una gran líder de opinión en el sector de la moda, y esto la colocó como socia fundadora de Fashion Group International. En diciembre de 1965, en el Hotel Hilton de Nueva York, ante mil 200 miembros del New York Fashion Group,  presentó un desfile con trajes típicos de México, el cual fue muy aplaudido y apreciado. Al igual que en Australia, donde llevó toda una colección para dar a conocer la moda del momento, pero con toques mexicanos. Fue entrevistada por varios intelectuales y personajes relevantes de la época como Elena Poniatowska y Trixi (editora reconocida en el mundo de la moda), así como por medios de diferentes partes del mundo, entre ellos The New York Times y Journal Francais Du Mexique.

La gran colección de textiles mexicanos que logró formar la legó al Museo Franz Mayer. Fue una mujer que logró posicionar a México en diferentes planos no sólo en el mundo de la moda, sino también en el de la cultura. A lo largo de su vida fue elogiada con diversos premios y reconocimientos debido a su gran trayectoria profesional. Trabajó en El Palacio de Hierro hasta la edad de 99 años cuando muere en el año 2006. Sin duda, un gran ejemplo de mujer y ser humano, su legado hasta el día de hoy es un parteaguas en la moda y las artesanías en México.  

En portada
Sección de la revista: 
David
Share this post: